Inicio Más Artículos Interesantes Once alimentos que puedes comer tranquilamente aunque hayan caducado.

Once alimentos que puedes comer tranquilamente aunque hayan caducado.

251
0
Compartir

España es el sexto país de Europa donde más alimentos se desperdician: 7,7 millones de toneladas al año. Se trata de una cantidad escandalosa, máxime teniendo en cuenta que mucha de la comida que tiramos no está en mal estado: son sobras o, lo que es peor, productos que creemos caducados pero que pueden consumirse perfectamente.

Con la intención de reducir la cantidad de comida que tiramos, el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente retiró en 2013 la obligación de que los yogures tuvieran fecha de caducidad, fijada 28 días después de su fabricación. Hoy, si miramos cualquier yougur, encontraremos en su lugar una “fecha de consumo preferente” que indica que, hasta entonces, el producto mantiene todas sus propiedades organolépticas, pero no significa que su consumo sea perjudicial más adelante.

El caso del yogur es el ejemplo más evidente, pero la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lleva advirtiendo mucho tiempo de la conveniencia de utilizar el concepto de “consumo preferente” para muchos productos que consideramos caducados antes de tiempo.

Hay quién asegura incluso que muchas de las fechas de caducidad, que deberían informarnos a partir de qué punto el producto puede sentarnos mal, pueden alargarse más de lo que pensamos. Hay muchos productos con los que se debe respetar la fecha de caducidad a rajatabla (en general, todos los productos frescos), pues se estira al máximo posible para dar salida a todo el stock, pero con otros productos ocurre justo lo contrario.

La fina línea que separa lo comestible de lo no comestible

El problema de la “fecha de consumo preferente” es que se trata de un concepto ambiguo. ¿Hasta cuándo puede consumirse el producto una vez pasado ese día? En ocasiones, es evidente que el producto no está en buen estado, pues sabe a rancio o huele mal, pero en otras podemos acabar comiendo algo que nos provoque una diarrea casi inmediata.

En general, todas las conservas, ya sean latas, encurtidos o dulces, pueden consumirse bastante tiempo después de su fechad de caducidad y consumo preferente. También los quesos curados, cuya superficie puede estropearse mientras el interior se mantiene en perfecto estado. Pero hay productos que generan más dudas. He aquí nuestra guía.

Para poder leer todo el texto haga click en la imagen grande.

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of