Inicio Más Artículos Interesantes 15 cosas que no sabías de la pintura que acabó con la...

15 cosas que no sabías de la pintura que acabó con la reputación de una mujer.

260
0
Compartir

Era el fin del siglo XIX y parecía que los avances sociales y tecnológicos podrían cambiar las mentalidades más cerradas de la sociedad: no fue así. En realidad, el escándalo por esta pintura aún es bastante extraño: muchos otros pintores como Manet habían retratado mujeres desnudas que fungían como prostitutas; en cambio, el lienzo de John Singer Sargent sólo mostraba a una mujer en una posición bastante sensual pero recatada que provocaba los deseos del espectador pero no parecía desatar los instintos más bajos. 

Aún así, la obra de Sargent sufrió el terrible desprecio de una sociedad ávida de censura y escándalo. El cuadro, tan poderoso como para que toda la socialité francesa hablara de él, casi destruye la carrera del pintor, quien después de ser visto con desdén por el resto del mundo, estuvo a punto de dejar de la pintura y dedicarse a la música. Madame X, esa mujer mística que aparece con un vestido negro, la mirada altiva y tirantes dorados, la misma que ve al horizonte con esa nariz puntiaguda que le daba tantos bríos a su figura, sufrió acusaciones severas. El cuadro de Sargent sugirió a los demás que era una mujer liviana, pecadora, falsa e infiel.

sargent madame x

Esa mujer que hoy sólo conocemos con una “X”, es Virginie Amélie Avegno Gautreau, quien pertenecía a la burguesía parisina. Provenía de Nueva Orleans pero había llegado a Francia desde que tenía ocho años. Casada con un banquero adinerado francés, conocido como Pierre Gautreau, su fama había incrementado por los rumores de múltiples infidelidades. Sargent pensó que si la pintaba, su reputación circularía por las esferas sociales más altas y pronto lograría convertirse en el retratista favorito.

Cuando la obra se expuso por primera vez en el Salón de París, se convirtió en un escándalo, algo que ni el pintor ni la dama habían considerado posible. Todos sabían quién había sido inmortalizada por los pinceles de Sargent en una pose que rompía los límites de la moral de la época. La madre de la joven le pidió al pintor que retirara el lienzo del Salón, el pintor no lo hizo pero cambió el nombre de la obra al famoso “Madame X”.

Además de las superficialidades que podríamos deducir del cuadro, existen algunas curiosidades que debes conocer. De ahora en adelante, cuando veas el cuadro de una mujer en pose sensual, vestida de negro, con tirantes dorados y una mirada altiva que ve al horizonte, sabrás que “Madame X” es mucho más que la apariencia de un simple retrato. Aquí algunas curiosidades.

Sargent le rogó a su modelo para que posara 

La belleza de Virginie Gautreau era admirada en toda Francia; de hecho, gracias a su hermosura muchos artistas le pedían que fuera su musa; sin embargo, ella siempre los rechazó. Sargent, que en esa época rondaba los veintitantos años, contactó a Gautreau por un amigo en común al que le escribió “tengo un gran deseo de pintar un retrato de ella y pienso que aceptará por ser un gran homenaje a su belleza… puedes decirle que soy un hombre con un talento prodigioso”. Después de dos años de súplicas, Gautreau aceptó en los primeros meses de 1883.

El mortal régimen de belleza de Madame X

Para lograr su complexión pálida, que después fue llamada “cadavérica”, se rumora que la señorita Gautreau comía arsénico y utilizaba maquillaje hecho de lavanda. Para darle ese contraste tan maravilloso, colocaba un poco de rubor en sus mejillas y teñía su cabello con henna.

Virginie Gautreau madame x
Lidiar con Madame X durante la creación de la obra fue un martirio.

Después de que consiguió a Gautreau como musa, Sargent comenzó a dibujar una serie de borradores para experimentar varias poses y proporciones. La modelo sostenía vasos de champaña, volteaba su cabeza o descansaba en un sofá cada que podía de manera bastante desafiante. Le pidió al pintor meses de descanso y Sargent no tuvo otra alternativa que decirle que sí. Su enojo era mucho y de hecho, escribió una carta quejándose: “Belleza imposible de pintar y la pereza sin remedio de la adinerada dama”.

madame x sargent
La modelo perdió toda su reputación.

Antes de que la pintura saliera a la luz, la reputación de Gautreau era ya de por sí complicada, pero aún así, la modelo tenía conversaciones casuales y respetables con la socialité. Muchos sintieron que el cuadro de Sargent era un modo de llevar el mundo de alcoba a ámbitos públicos . De hecho, la madre de la joven, Marie Virginie de Ternant, hizo una escena bastante penosa cuando le gritó al pintor: “Todo París se está riendo de mi hija. Está arruinada, morirá de dolor”. Le pidió a gritos al artista que quitara la pintura, pero sus malos modos hicieron que Sargent se rehusara. La mujer fue al Salón y le pidió a los organizadores que lo quitaran pero tampoco funcionó. Más tarde, el pintor quitó el lienzo pero los rumores continuaron y lastimaron a la familia. Sargent decidió no mostrar el cuadro durante años.

Sargent hizo unos ajustes al cuadro

El cuadro era un poco más sugestivo cuando lo expusieron por primera vez. El tirante del hombro izquierdo de su vestido estaba caído, más tarde, el pintor lo repintó arriba de su hombro. De todos modos, después de exhibirlo y de recibir juicios tan malos, Sargent escribió a la crítica para decirle que su vestido era insuficientemente flagrante como para que tuviera que reposicionar el tirante en su hombro.

madame x

Esta pintura le dio reconocimiento al pintor en todo el mundo

El escándalo francés hizo que Sargent huyera del país. Se trasladó a Londres y más tarde a Nueva York. Cuando decidió exhibir nuevamente su cuadro, en 1905, todos reconocieron con vehemencia el trabajo del pintor. 

Existe una pintura incompleta en Londres

Durante su creación, Sargent trabajó en una copia que ahora se exhibe en el museo Tate Britain. La copia no tiene ese tirante tan polémico que causó tanta controversia, por lo que en ésta puedes ver la obra tal como la pensó el pintor.

madame x tirante

La pintura es demasiado grande

Mide 2 metros x 1 metro.

Sargent lo considera su mejor trabajo

Como ya lo dijimos, Sargent esperaba que el retrato lo colocara como un referente de los retratos y eventualmente lo hizo. Aunque en realidad “Madame X” no es su obra más controversial, fue el que lo dio a conocer en todo el globo. Esta pintura la dotó de una actitud desafiante y un estilo asombroso que lo convirtió en uno de los artistas más admirados. Después de guardar la pieza durante 30 años, la vendió al Metropolitan Museum en 1916 y dijo: “Supongo que es lo mejor que he hecho”.

madame x foto original

Sargent vivía preocupado por la reputación de la modelo

Una condición para venderle la pintura al Met fue que mantuvieran anónimo o disfrazado el nombre de la modelo.

Gautreau esperaba que otro retrato pudiera levantar su reputación

Aunque su ego y su reputación se tambalearon, Gautreau no murió de dolor como su madre predijo. De hecho, siguió yendo a reuniones por algún tiempo hasta que, en 1891, Gustave Courtois pintó otro retrato con los tirantes de su vestido debajo de sus hombros. También se exhibió en el Salón Parisino pero no tuvo ninguna notoriedad. El pintor francés Antonio de La Gándara también se centró en la belleza de sus hombros y su perfil distintivo, pero sólo tuvo una luz conservadora en su fama. Aún así, el legado de gracia, elegancia, estilo y belleza sólo hicieron a Gautreau más interesante.

antonio de la gandara gautreau madame x
gustave courtois madame x

Ésta no es la única pintura que ha resultado polémica en la historia del arte y existe una, tal vez la más polémica de todas, la que su autor guardó en secreto y perteneció más tarde a Jaques Lacan; su nombre era “La creación del universo”.

Dejar un comentario

Sé el primero en comentar!

Notify of
avatar
wpDiscuz